lunes, abril 06, 2009


....Y sostener que, mientras el niño de los browning conquistaba cada día una nueva palabra, alejándose así cada día un poco más de la sensación pura, Flush, en cambio, seguía gozando de un paraíso donde las esencias no pierden su pureza y los nervios desnudos están en contacto con la desnudez del alma de las cosas.


V.Wolff, Flush

2 comentarios:

lupe dijo...

seguía gozando de un paraíso donde las esencias no pierden su pureza y los nervios desnudos están en contacto con la desnudez del alma de las cosas.


QUE BELLEZA

Marie Augustine. dijo...

Virginiaaaaaa!